¿Qué tenemos que cambiar después de la crisis del coronavirus?

En esta página, lanzaré algunas ideas que he tenido durante, y después, del confinamiento sobre qué deberíamos cambiar en nuestro sistema legal para hacer frente mejor a situaciones parecidas en el futuro. De momento sólo las enuncio, y con el tiempo, espero poder desarrollarlas más. [/pl_text] [/pl_col] [/pl_row]
La legislación sobre derechos fundamentales
Las limitaciones a la movilidad impuestas por el estado de alarma implicaron la imposibilidad de ejercer otros derechos fundamentales, como la libertad religiosa o la de reunión. Pasado el estado de alarma, el confinamiento individualizado que se impuso a personas con tests positivos les impidió ejercer el derecho al voto en las elecciones gallegas y vascas del 12 de julio. Sin embargo, las propias leyes que regulan y limitan el ejercicio de los derechos fundamentales no prevén expresamente esas limitaciones. Sería necesario enmendarlas para prever expresamente restricciones como consecuencia de una pandemia.
La legislación sobre el estado de alarma
La ley orgánica sobre los estados de alarma, excepción y sitio ha funcionado, pero en algunos aspectos, da la impresión de que se ha trabajado con sobreentendidos a la hora de limitar derechos fundamentales y de atribuir competencias de las Comunidades Autónomas al Ministerio de Sanidad. Esta ley se debería reformar para hacerla más precisa y más explícita.
Un comisionado para la infancia y la adolescencia
Los menores de edad han sido uno de los grupos olvidados durante la gestión de la pandemia. Se hizo muy poco esfuerzo para conocer su punto de vista sobre las medidas que se tomaban, que los afectaron mucho. Es cierto que había que tomar decisiones muy rápido; justamente por eso, es necesario un comisionado para la infancia y la adolescencia, que vaya más allá de la lucha contra la pobreza infantil, que sirva como canal rápido y efectivo de comunicación con niñxs y adolescentes.
Mejorar la legislación sobre transparencia
Es necesario mejorar la Ley de Transparencia para evitar que se pueda suspender la tramitación de las solicitudes de acceso a la información en casos de emergencia como el que hemos vivido. Al menos, se debe prohibir la suspensión de los plazos de las solicitudes de información que se refieran a la gestión de la crisis. También hay que reforzar la autonomía y la independencia del Consejo de Transparencia.